jueves, 14 de diciembre de 2017

Leiva vuelve a 'The Cavern' Siroco

Sí, ayer tuve la suerte de ver a Leiva en Siroco en un concierto para 150 personas. A veces las cosas suceden porque tienen que ser así. Sin más. No suelo ir al centro de Madrid en estas fechas, en las que llena de gente con prisas por rematar sus compras de Navidad y todo el mundo está agobiado. Sin embargo, mi amigo Blay venía a la ciudad con el tiempo justo para tomar algo a media tarde. "A las 19 estaré con Rafa Gandía por Tribunal, algo rápido que luego tengo una cena". Me apetecía verlos a los dos y no lo dudé, moto y para allí. "Estoy a tres kilómetros", "Casi aparcando"... y a las siete y media ahí estaba yo esperando, cuando apareció el Tweet de Leiva.



No me lo pensé, estaba a dos minutos andando...y reconozco ser bastante 'grupie' de Leiva desde su época de Pereza... 2005 más o menos. "Blay, te pego un toque a ver dónde andas después de cenar", y me fui a hacer cola para Siroco. Marta acababa de llegar a casa de trabajar...y en otra demostración de paciencia infinita, se vestía y volaba para llegar al concierto conmigo. Fue pura suerte. Nunca una impuntualidad me importó menos.

En esta entrevista de Pancho Varona se ve lo 'importante' que fue la sala Siroco para Leiva en sus comienzos musicales, y se notó en el concierto sorpresa de anoche. Si Los Beatles tenían 'The Cavern' la sala Siroco es el sitio 'fetiche' de Leiva.



Dos horas y media de espectáculo con 25-26 canciones. Imposible aprovechar más una ocasión especial, para artistas y espectadores. Leiva se lo pasó en grande, hizo confesiones, improvisó, escuchó al público, disfrutó con versiones (Crímenes perfectos o Rubia Platino), dejó a su hermano Juancho ser protagonista con "Entre las cuerdas", se olvidó de letras, se inventó otras y recordó sus comienzos musicales y personales en la mítica sala madrileña. No pudo hacer más. Tampoco hizo falta. Lo dio todo, y el público también.



Y sí, uno de los momentos de la noche fue 'Por mi tripa'. Ver a un artista que llena estadios en una sala con menos de 200 personas es algo que sucede muy pocas veces en la vida... y sucedió, gracias a un retraso.


PD: Tranquilos, después del concierto pude tomarme una Mahou con Blay y Gandía ;P

PD2: No seáis ahora todos tan cabrones de llegar tarde cuando quedéis conmigo...

lunes, 6 de noviembre de 2017

Crónica de un sueño cumplido: New York Maraton

Ha sido una pasada correr el Maratón de Nueva York. La experiencia ha superado MUCHO cualquier cosa que me esperaba o que me hubieran contado.

Antes de nada, agradecer a mis familiares el apoyo estos meses, el económico, y el no económico. Sin ellos esta locura no habría sido realidad. A Marta su PACIENCIA, ánimo y cariño desde el primer día ("Me he apuntado al sorteo de los dorsales del maratón de Nueva York..") hasta el último metro del maratón #JuntosEsMejor. También a todos aquellos amigos que han gastado un segundo de su tiempo en interesarse por cómo iba, sensaciones e incluso seguir el tracking de la carrera como si se tratase casi de la final de la Champions. Y por supuesto a los 'patrocinadores' del regalo de cumpleaños en forma de zapatillas que me han ayudado a volar hoy por la Quinta Avenida.

Mención especial a Ortega, él sabe que sin su ayuda, y no sólo en momentos PUNTUALES, no hubiera sido posible y a María Díaz, "Me duele aquí, pero no puedes dejarme sin correr más de 2 días", frase repetida una y otra vez en su Centro de Fisioterapia y Osteopatía Ancares. Y también destacar la motivación que me ha dado ayudar a Unoentrecienmil con su dorsal solidario de http://www.objetivo52.com 

Es el evento 'deportivo' mejor organizado en el que estado. Me parece increíble cómo paran una ciudad entera para que 52.000 tarados corramos... pero lo hacen. El deportista popular pasa a ser una estrella (no paran de felicitarte al verte con la medalla) y se vuelcan durante la carrera. "Corre como si te persiguiera Donald Trump", espectacular cartel de animación... uno de muchos. Geniales.

Llegar a la salida y que nos juntásemos unos cuantos españoles, totalmente desconocidos, a hablar de lo mal que está el Atlético ha sido maravilloso para acabar con los nervios. Hacia un día perfecto para mi gusto, sin sol y 'fresquete' pero la lluvia no se lo ha querido perder... Tras salir del puente he visto que iba más rápido de lo que debía, pero me sentía cómodo y con buenas sensaciones (ERROR). Ver a Marta en el kilómetro 12 (no sabíamos si íbamos a ser capaces de encontrarnos entre tanta gente) me ha subido mucho el ánimo, unido al primer 'gelecito' de la mañana. Brooklyn es, para mí, el mejor momento del Maratón. Mucho ambiente en la calle, música, grandes avenidas y calles pequeñas... y vas volando. Puentecito pequeño, paso corto por Queens... y el Queensboro Bridge. PUTOS PUENTES. Justo al pasar la media maratón he comenzado sentir las piernas pesadas. NORMAL. He decido bajar un poco el ritmo.

Estaba avisado de que la Primera Avenida es ETERNA y muy dura... Justo he vuelto a ver a Marta al comienzo de ésta, pero se me ha hecho interminable. Tira parriba, tendida pero sin dar tregua durante casi 7 kilómetros. Mucha gente gritándome "Aúpa Atleti', algo es algo. Al llegar al Bronx (puente mediante) y cruzar a Harlem (Sí, amigos, otro puente que te parte las piernas subiendo y te las remata bajando), kilómetro 35 y los pinchazos en las piernas empiezan a avisar. Pese a haber bebido agua, Gatorade y geles (La tercera guerra Mundial empezará por un avituallamiento de un maratón, avisados estáis), la paliza que llevo es 'importante.

 Los toboganes de La Quinta no han colaborado NADA, e incluso he tenido que parar a estirar porque el tema se empezaba a complicar demasiado. Veo que voy 'en tiempo', aunque he perdido la ventaja que tenía al llegar al Bronx, me da lo mismo porque ya se ve Central Park al fondo. Decido dejar de mirar el reloj, ajustar un ritmo cómodo y constante donde no me dieran muchos calambres (He descubierto músculos que desconocía tener) y disfrutar. Seguir disfrutando. "¿Cuándo vas a estar tan cerca de acabar el Maratón de Nueva York?" No hay dolor. (Sí había, sí)
Sólo faltaban 5 kilómetros y el día anterior habíamos paseado por ahí mientras visitábamos el Metropolitan, conocía el terreno. Salimos de Central Park, última milla y veo a Marta rodeado de italianas, pero mi chica grita MUCHO MÁS que ellas... pelos de punta. Giro para volver a entrar al Parque, cartel de 800 metros... y el último ejercicio de nunca dejar de creer; aprieto con lo poco que me queda mientras veo que la mayoría andan, reptan o nadan entre la lluvia. Está hecho. Cruzo la meta, no sé cómo, paro el reloj y recojo la medalla. 3:44:29, objetivo cumplido, más allá del resultado. Después de 7 meses dedicados a esto, los esfuerzos, MUCHOS, han valido la pena.

martes, 24 de octubre de 2017

12 años después... vuelvo al High School

Talajara 2017
Foto: Isabel Roselló (BIKE)
Ya llevo casi un mes en el instituto. Recuerdo perfectamente mis últimos días en 2º de bachillerato en La Salle en el verano de 2005 (Mentira). Mientras llevo a cabo la búsqueda de empleo una de las decisiones que tomé para tener la cabeza entretenida fue estudiar el Grado Superior de TAFAD. Una cosa que siempre quise hacer y que ahora me tiene bastante atareado por las mañanas. 12 años después he vuelto a un instituto, a hacer un examen, a tener recreo, excursiones, y todas esas cosas. 

La experiencia está siendo muy buena, conociendo a gente interesante con la que no comparto ni década (Malditos MILENNIALS) pero que me están aportando muchas cosas. No sé si voy a poder acabar los dos años que me llevaría el Grado Superior, ni siquiera sé si acabaré éste. La asistencia es obligatoria y si alguna empresa quisiera mi talento no me quedaría más remedio que aparcar la experiencia académica y volver a trabajar. Pero de momento, la otra opción es estar en casa metido... algo bastante peor que aprender MUCHO sobre deporte y animación. 

En esta pequeña travesía por el desierto del desempleo hay días buenos y días malos. Cosas como la fiesta sorpresa del sábado (por los 30...qué fuerte) ayudan a olvidar los momentos regulares. Aún estoy flipando con todos (Aunque especialmente con Marta, que organizó el sarao... sin palabras), fue una pasada ver a tanta gente allí, y saber que muchos no pudieron venir pero estaban presentes también.

PD: he aprobado el primer examen... a mi estilo.
PD2: La preparación para Nueva York va bien, o debería... quedan 13 días, un par de series, trotes cochineros, y a disfrutar sufriendo.
PD3: "La vida es como andar en bicicleta: para mantener el equilibrio siempre debes seguir avanzando". Albert Einstein. Gracias a la Revista BIKE por la foto.


lunes, 25 de septiembre de 2017

Ventajas de estar en paro... positivizar a tope

No, estar sin trabajo no es bueno. No es un tema con el que banalizar. Ni tomárselo a la ligera. Pero la realidad es que una vez que la situación laboral 'es la que es', he seguido los consejos de muchas personas y he intentado buscar la parte positiva, que la hay.

La parte negativa de no tener trabajo es TAN OBVIA que no vamos a entrar a perder tiempo en ella. Lo positivo, también; tu tiempo es tuyo para hacer lo que quieras, o puedas. Pese a tener tus obligaciones diarias, puedes elegir lo que hacer con el resto del día. Nadie elije por ti en qué invertir lo más importante que tienes, tu vida.

Es importante sacar algo positivo de una situación negativa. Y en esas estamos hasta que decida intercambiar mi tiempo con una empresa interesada en él a cambio de una cantidad económica. Capitalismo puro y duro.

Gracias a esta situación estoy leyendo más que nunca, pasando tiempo con mi novia, familiares y amigos, jugando a la Xbox (NBA 2K18 a tope) y, dedicándome al deporte... no sólo entrenando el maratón de Nueva York, también planteándomelo como una salida profesional a medio-largo plazo.



Lo más importante para mí en este periodo, dure lo que dure, es no tener la sensación de estar desperdiciando la oportunidad de hacer cosas que siempre he querido y nunca he podido.
Acepto sugerencias.

PD: primer test 'castellano' completado... este domingo, el segundo en Talajara...¡¡QUÉ NO LLUEVA!!

viernes, 8 de septiembre de 2017

Sufrir y disfrutar

Falta poco más de una semana para que se estrene el Metropolitano y por las redes sociales apareció una entrevista a Simeone aprovechando su renovación y el nuevo estadio. En 11 minutos dice muchas cosas, pero me quedo con una frase que viene bien para analizar el momento actual, "Si no sabes sufrir las derrotas, nuca vas a festejar bien los triunfos". Y es que es fundamental saber sufrir y disfrutar.

Por si alguno no lo sabe tuve la ¿suerte? de que me tocase la opción de comprar el dorsal del maratón de Nueva York. Lo pedí porque "nunca toca", y en vez del Euromillón esa semana mi premio fue estar inscrito en uno de los maratones más importantes del mundo. Algo que tenía muchísimas ganas de hacer, pero que te obliga a hacer una serie de esfuerzos, a ti y a los que te rodean.

No sé a quién he leído que lo importante cuando corres un maratón no es el día de la carrera, si no el proceso. Estoy totalmente de acuerdo. El día de la carrera es el reflejo de un periodo en el que has estado dedicándole mucho tiempo a algo. Y lo simplifico aún más en sufrir y disfrutar. Si quieres disfrutar mientras sufres corriendo el maratón, hay que intentar sufrir entrenándolo. No vale con conformarse con '8 kilometritos' y a casa, o con el "hoy no me apetece hacer cuestas". Si no sufres durante las semanas previas... el día D prepárate porque vas a pagar todo lo que no has hecho antes.

Faltan 9 semanas, y es el momento de sacrificarse más que nunca, empezar meter kilómetros tras haber conseguido una buena base, y aprender a sufrir. Algo en lo que estas semanas anteriores no he puesto todo el interés que debía. Estamos en ello, sufriendo las derrotas diarias para disfrutar los triunfos cuando lleguen. Por suerte tengo gente que me está acompañando en este camino.

pd: 'sólo' 130 dólares el cortavientos oficial... 'sólo'..

jueves, 22 de junio de 2017

Odio eterno al Final Fantasy moderno

Tenía muchísimas ganas de probar el nuevo Final Fantasy. Tras estar totalmente enganchado al VII y el VIII en la Play Station I, y probar alguno de los nuevos en Xbox360 sin demasiado éxito, las previews me crearon muchas esperanzas con el nuevo juego de Square Enix.

Desde el primer momento el sistema de batalla (adiós a los míticos turnos) me encantó y el juego me gustaba mucho. Los personajes, la manera de moverse por el mundo, las misiones, cómo se sube de nivel, el sistema de habilidades... parecía que no estaba confundido. Sin embargo... lo estaba.

La historia poco a poco pierde los papeles y el argumento deja de tener sentido por momentos. (Tranquilos, no habrá spoilers). Lo que parecía uno de los mejores juego de la generación de consolas se queda en un buen juego con algún que otro fallo CASI imperdonable. Por no hablar del final...(no habrá spoilers).

He echado en falta muchas cosas respecto a las otras ediciones de la mítica saga. Más variedad de personajes, más importancia a las invocaciones, más aprovechamiento del mundo, algo más de caso a los chocobos. (Qué salaooos) En general, más. Que no parezca esto un alegato en plan 'odio eterno al Final Fantasy moderno', pero casi.



Después de casi 5 meses con él a la gresca me ha gustado, pero me quedo con la sensación de que podría haber sido mejor, mucho mejor. Ahora empiezan a planear las actualizaciones descargables como complemento. Quizás por ahí intenten arreglar algunos de los fallos que, en mi opinión, ha tenido el Final Fantasy XV. No sé si será suficiente como para invertir más tiempo y dinero en él. Porque una vez que acabas la historia principal, puedes seguir brujuleando por el mundo para 'rematar' tareas pendientes, pero es un poco psssss.



PD: Sí, lo primero que he hecho después de tener el coche volador es piñarme...

lunes, 24 de abril de 2017

El Cholismo hecho medio maratón: El esfuerzo no se negocia


"Quiero Salir"
 Foto: Marta Barba
No llegaba todo lo bien que me gustaría a la Media Maratón del Rock&Roll Madrid, pero citando a Alberto Ortega: "Carrerón. La próxima vez llora menos en la previa que el perfil bajo a lo Cerci ya no cuela". Después de pensar si salir a acompañar a mi amigo Miguel o intentar hacer mi carrera... sucedió lo segundo.

Un vez que te metes en el cajón de salida y ves el ambiente, las pulsaciones se disparan y las ganas de acabar la carrera sabiendo que había dado el máximo aumentan. Pese a tener molestias en el pie desde el calentamiento y no arrastrar buenas sensaciones en los primeros kilómetros vi que iba a buen ritmo subiendo Castellana, aunque con miedo de pagarlo más tarde. Tiraba a tan buen ritmo que me adelanté a Marta en mi primer paso por Plaza de Castilla, jejeje. El hombre del mazo estaba al caer... pero poco.

Intenté recuperar fuerzas bajando Bravo Murillo pero sin llegar a los 5 minutos por kilómetro. No iba al 100% pero tampoco se cargaba la pila. Al salir en el cajón 3, donde había mucha gente a por el 1:40 y similares, aunque iba pasando a varios compañeros, la realidad es que me adelantaban el doble (o el triple), algo que durante algún tramo de la Media me lastró mentalmente. Unas crisis de "Qué mal voy" arregladas con un vistazo al reloj al paso por los kilómetros y comprobar que iba mejor de lo esperado. (vuelta a respirar tranquilo).

Con la llegada a la división entre los corredores del Maratón y la media recordé la ilusión que me hizo en 2016 el apoyo de los compañeros en esa separación de caminos. Es curioso lo 'emotivo' que es mandar ánimos a completos desconocidos que se han decidido por los 42 kilómetros, y con los que has compartido poco más de una hora. Yo, viendo el calorazo que estaba pasando mientras bajaba por Serrano... me acordé de lo que sufrí en la Casa de Campo. "Pobrecillos".

Ya no falta nada... menos mal
Foto: Marta Barba
YaSegundo punto fotográfico superado y camino del Retiro. Todo en orden, con los gemelos bastante cargados pero mejor de lo esperado y con el 1:45 al alcance... complicado pero al alcance. Llegados a este punto viene el palito a los avituallamientos. Bien organizados, los voluntarios de 10, y al fin los participantes hemos aprendido que hay mundo y botellas de agua más allá de las primeras mesas... pero. IGUAL que el año pasado POCO Powerade.

En la zona del Retiro ya estaba todo vendido. Tocaba intentar mantener el ritmo y no sufrir más de la cuenta en las subidas. Consciente de que se escapaba el objetivo de bajar de 1:45... pues a hacerlo lo mejor posible y ya está. Contento de haber estado tan cerca y de hacer MMP, mejorando el registro de hace 2 años en ese mismo recorrido. Con la sensación de haberlo dado todo y haber hecho una buena carrera, acorde a lo entrenado. Cholismo 100%.

Buen estreno de las Asics Kayano 21. Menos dolores en el pie, pese a las molestias propias de arrastrar una lesión en la zona... Ahora toca bajar un poco los entrenamientos para recuperarse al 100% e ir pensando en otras cosas con Nueva York al fondo.

PD: #TeamSeno =)
PD2: Otra vez MILAGRO gracias a María de Fisio Ancares.
PD3: Bien Madrid volcándose con la carrera, cada vez va a mejor ese aspecto...o esa sensación me da a mí.